Radioafición capítulo 2

miércoles, 6 de febrero de 2013

LA BANDA CIUDADANA Y LOS RADIOAFICIONADOS



BANDA DE LOS 11 METROS O 27 MEGACICLOS
BANDA CIUDADANA - BANDA CIVIL 

Desde siempre me ha llamado la atención, la gran diferencia que existe de la forma de operar la Radioafición, en cuanto a hábitos y costumbres se refiere del comportamiento humano, comparando países distintos. En otros países, ha sido posible notar por ejemplo, que la discriminación y las luchas de clases sociales son mínimas comparadas con lo que se observa en Chile, y el ejemplo de los Once Metros o Banda Ciudadana, es otro caso muy notorio y que en más de alguna ocasión ha originado conflictos sin una base real que justifique dichos malos entendidos innecesarios dirigidos hacia una Banda que no pertenece al ordenamiento de la Radioafición. 

En esta ocasión, narraré una parte de mi propia experiencia referida a la mal llamada “Banda Cochina” por parte de mis propios colegas Radioaficionados chilenos, y que toca una parte de mi trayectoria un tanto compleja en el sentido que, los entusiastas que nos hemos iniciado en Radioafición en un momento dado, hemos tenido la mejor disposición de ser considerados por los colegas Radioaficionados, teniendo al mismo tiempo las mejores intensiones de agradar a todo el mundo en un medio que es imprescindible relacionarse unos a otros.

Muchos son los relatos que guardo sobre enriquecedoras experiencias logradas en Radioafición, pero también están aquellas observaciones que me ha permitido vivenciar, cómo es la idiosincrasia de formas y hábitos de vivir de una porción del sector humano del mundo de la Radioafición que desgasta magnitudes de energía intelectual, física y psicológica en acciones lejos de toda cordura, lejos la sociabilidad y lejos de actividades propias y directas de la Radioafición.

¡CE3… saquen a ese tal por cual… es un Oncemetrista viene de la Banda Cochina!

En aquella época de la recordada BANDA CIUDADANA o BANDA CIVIL, me fue posible realizar el Hobby de la Radio en forma libre y de diversas maneras y con logros extraordinarios… Nada impedía practicar con equipos con las diversas técnicas que usualmente se realizaban en radio para poder lograr comunicados. Los 27 Megaciclos fueron en general una actividad enriquecedora y que junto a tantos amigos y amigas, constituyó una gran experiencia.

En ese afán y dedicación en este Hobby de la Radio, logré posteriormente ser Radioaficionado, junto al grupo de mis amigos y amigas, en donde todo indicaba, que los  requisitos para ello eran aun más rigurosos y que las reglas que había que cumplir, eran estrictas, y que además, el comportamiento idóneo de respeto mutuo y cordialidad era algo muy importante.

Con el tiempo, nos fuimos dando cuenta que en realidad, todos aquellos requisitos y cualidades, ya las conocíamos de muy cerca de mucho antes, por lo tanto, no había impedimento alguno para ser Radioaficionados. 

Avanzando rápidamente en creatividad de experimentación y actividades generales propias de la Radioafición, fuimos al mismo tiempo percibiendo aquella rivalidad y discriminación que existía por parte de Radioaficionados chilenos hacia la Banda Ciudadana, y que de tantos requisitos y formas de operar tan minuciosos que nos habían dicho al principio, en general veíamos que en ciertos casos eran muy relativos en cuanto al cumplimiento real en la práctica porque no todos tenían la misma disposición e intención.

Es así, que en Radioafición, fuimos conociendo expresiones de Radioaficionados como “La Banda Cochina” referida a la Banda Civil o a los 27 Megas y así tantas otras críticas que se hacían. En aquellos inicios, aun no sabíamos a ciencia cierta, qué era lo que escondían dichas frases o cuál era el verdadero trasfondo de esas desalentadoras expresiones por parte de algunos Radioaficionados.

Con el pasar de tiempo, al descubrir la verdadera realidad, paradójicamente al parecer la suciedad o mal uso de las bandas, estaba precisamente en personas mezcladas entre los mismos Radioaficionados.

Al principio de ir escuchando en el tiempo diversos comentarios y ataques a quienes practicaban la Banda Ciudadana, tratábamos de entender que esta constante rivalidad y envidia, se debía por razones de los pocos reglamentos y la poca organización que existía por parte de los usuarios de los 27 Mgc., claro… porque en Radioafición existían Radioaficionados expertos en la técnica, Radio Clubes, instituciones y reglamentos muy organizados y apegados a la Normativa. Por consiguiente, a simple vista todo parecía indicar que el ordenamiento, actividades, cordialidad y respeto mutuo, existía principalmente en Radioafición.  

Aquel gran perfil de uso y operación de las bandas y frecuencias que teníamos de los Radioaficionados y sus instituciones, en cierto modo fue cambiando poco a poco con el paso del tiempo, y nos fuimos percatando que donde verdaderamente hacía falta respetar y cumplir el reglamento, era precisamente en Radioafición, porque donde se realizaban las actividades más horrendas de envidia y de persecución sistemática, estaba entre los mismos Radioaficionados e Instituciones chilenas, que aunque eran pocos casos en la generalidad, entorpecían de cierta manera la actividad normal de los Radioaficionados. 

En conclusión, todo señalaba que aquel afán constante de críticas y descalificación hacia la Banda Ciudadana, era un trasfondo para ocultar una realidad muy oscura que existía en las profundidades de la misma Radioafición chilena. 

¿¡Las Tinieblas estaba insertada en la misma Radioafición chilena!?

¡Mirar la paja en el ojo ajeno, sin ver la viga en el propio!

Cabe señalar, que en este controvertido tema, no estoy hablando de que esta mala onda y deslealtad al verdadero significado de la Radioafición emanara de Radioaficionados nuevos o de colegas que venían de los 27 Megas, si no que todo contrario, quienes enturbiaban la Radioafición chilena eran Radioaficionados conocidos del tipo de personas que gozan de un prestigio muy extraño:

¿Dónde se ha desconocido la Reglamentación y sus Categorías? ha sucedido en la Radioafición chilena ¿Cuál era la Banda Cochina?

¿Dónde se ha interferido los comunicados en forma malintencionada? ha sucedido en la Radioafición ¿Cuál era la Banda Cochina?

¿Dónde se han desconocido los Modos o Modalidades de operación para Radioaficionados? ha sucedido únicamente en Chile ¿Cuál era la Banda Cochina?

¿Dónde existirán Radioaficionados que prejuzguen y critiquen groseramente a otros Radioaficionados? ha sucedido en la Radioafición chilena ¿Cuál era la Banda Cochina?

¿Dónde se realizarán confabulaciones de instituciones para desprestigiar a Radio Clubes y a Radioaficionados? ha sucedido en la Radioafición chilena ¿Cuál era la Banda Cochina?

¿Dónde existirá la enfermedad de la envidia? se ha descubierto únicamente a Radioaficionados de Chile ¿Cuál era la Banda Cochina?

¿Dónde se ha violado la privacidad de colegas? Es una acción comprobada de características de extrema gravedad que le ha sucedido a Radioaficionados chilenos ¿Cuál era la Banda Cochina? 


Cabe destacar, de que en la Banda Ciudadana, no existe un reglamento y modos de operación tan acabados como lo es en la TEORÍA de la Radioafición, pero paradójicamente, quienes se organizan para hacer buena Radio en Banda Civil, dan un gran ejemplo de cordura y cordialidad efectiva en sus comunicados y actividades…


Queda aun en el éter aquella interrogante…


¿CUÁL ES LA BANDA COCHINA?



ACLARACIÓN DEL VOCABLO “BANDA COCHINA” CREADO Y USADO POR RADIOAFICIONADOS:
No existe “La Banda Cochina”, sólo existen algunas personas desequilibradas y malintencionadas que hacen mal uso de las bandas y frecuencias de Radio violando y obstaculizando un derecho legal que pertenece a todos.
El orden y Reglamento internacional dice: Se permite a los usuarios el derecho a operar en forma expedita en las bandas y frecuencias que corresponden conforme a un permiso, SUBTEL...




Por:
3GTH372... CB.
XQ4TMU Jorge RA. 


PUEDES HACER COMENTARIO DE ESTE TEMA AQUÍ DIRECTAMENTE EN LA MISMA PÁGINA O ENVIARLO EN LA CASILLA DE CONTACTO DE LA PARTE SUPERIOR DE LA COLUMNA DERECHA.